Palabras.

Que bonitas, que crueles y que poco tangibles. Mucho menos que un gesto pero mucho más que nada. Interpretadas, pero sobretodo malinterpretadas. Y es que las palabras acompañan, acompañan a una mirada, un gesto, un sentimiento. Y no son nada si no se analizan en su conjunto. Las palabras son muchas cosas que no sabemos…